31.3.11

Globos

Si el cielo no es lugar de materia
Qué hace un trozo metálico rumbo a la sagrada luna
Cuántos sueños no se extravían como globos buscando
  Globos buscando sueños extraviados en la nada
Y le seguimos rezando al azul como si entendiera palabras
Una flor impúdica le abre sus pétalos al Sol
esperando evaporarse antes de ser quebrantada
Pero el altísimo no responde
a los seres que cobija

Acaricia la flor con desdén
y la gasta
No la desprendería de su forma
    No
Si la incomparable belleza de lo etéreo luce más
rodeando partículas apelmazadas que somos

Qué somos

También somos aire
por dentro
También el cielo es materia
de nube
Y la flor muere
recordando el canto del agua que se aleja con el viento
                 el mismo viento que se llevó mi globo °°°

Silencio en punto

Ahogada entre el ruido encontré un pequeño silencio, del tamaño de una coma y lo aplasté. Se volvió punto y seguido. Lo tomé entre mis dedos y quise agrandarlo pero lo rompí: el silencio se convirtió en dos puntos. Los junté como bolitas de plastilina y al fin logré mi gran silencio de punto y aparte.
Después de un rato un fuerte ruido asustó al silencio y ese punto se hizo asterisco
*Ese erizo silencioso
Me pinchó los dedos y tuve que soltarlo pero se me frag-men-tó-en-mon-to-nes-de-guion-ci-tos
Lo viré / lo acosté _ lo puse de pie l y se volvió "ele" laaarga... quedó en un triple suspenso. . .
Y me hartó.
Lo aplasté definitivamente y lo convertí en el anhelado silencio de un punto final. 

Se tomó la libertad

Ella se tomó la libertad
de tomar otro trago más de su libertad

Y él se tomó la libertad
de borrarle el poema donde
Ella se tomaba la libertad de borrarlo a él.

¿Reescribirlo? Imposible:
El poema se desvaneció y ya es libre.

¡ P O E M I C I D I O !          
Descanse en paz

Desde el abandono

Destrazo el contorno de tu boca en mi cuerpo
Destrozo tus memorias engañosas con mi amnesia
Destrenzo historias rosas enlazadas con mis penas
Deslizo cartas tuyas por el caño de mi patio
Despinto tu rostro de mis pesadillas últimas

Y despierto sola

Decepcionada del romance
Despechada del despecho
Descubriéndome a mi misma
Deseosa de dar amor.

Café insomnio

Arde por la noche, oscuro
Pinta el sueño de soles
¡Despierta!
a la canela
hervimos,
luna en lumbre,
noctámbula en pena
silvando partitura en grillos

Reposan astillas en el vientre de la taza dulce
entre manos, reloj de arena
El tiempo es de quien lo bebe y no deja enfriarse;

Una pausa a la mitad . .

de la espera no guardo palabras, bebo
insomnio en un plantío de párpados
plaga de estrellas y, lustres
al ocaso, un rezo perseguido
Por la mañana
calcina, se derrama la luna
vacía, de universos la taza
vacía, destiñe vigilia
arrulla y abrasa el tiempo la ex-tinta noche.

Zona de niebla

Cierra tus ojos a la niebla;
no dejes que ciegue tus manos
que confundidas,
acaricien una sombra
que no sea la mía.

No la hospedes entre lagunas secas y finjas que no la ves
cuando estas flotando en ella.

Deja de esconder tu amorfa culpa tras el disfraz de niebla que abraza tus párpados musgosos,
Hombre de incontenible núcleo de explosiones súbitas,
P e c a m i n o s a s
Arrepentidas de nuestro placer inconsciente, exquisito, animal.

No conozco una verdad absoluta que condene mi instinto
Ni un destino que reproche la naturaleza de mi sangre.

Entreguémonos, animal,  a la niebla,
a ese manto que oculta nuestro hogar; la noche.